Lo que hay que saber sobre el uso energético de Bitcoin

Debate sobre el uso energético del Bitcoin

El Bitcoin tiene mala reputación por numerosas razones. Algunos dicen que es un esquema Ponzi, otros que se trata de una herramienta para lavado de dinero. Hay quienes sostienen que es un activo volátil e inútil como reserva de valor. Pero la crítica más extendida es la que resalta el alto uso energético de Bitcoin.

Bitcoin es un sistema transparente, por eso es fácil calcular cuanta energía consume revisando la tasa de hash, la cantidad de poder computacional necesario para que la red funcione. Utilizando esta información, los anti-Bitcoin extrapolan el presente y el futuro del uso energético del Bitcoin y llegan a una misma conclusión. El BTC destruirá el clima de la Tierra y echará por tierra años de victorias en la sustentabilidad.

No hay dudas, el mecanismo de consenso prueba de trabajo de Bitcoin tiene un uso energético considerable. Ya hemos dicho en otras ocasiones que será beneficioso cambiar del modelo PoW a protocolos más eficientes. Pero el debate sobre esta cuestión es bastante intenso, y hay algunos datos interesantes.

En lo que refiere al consumo energético de Bitcoin, es evidente que los críticos suelen armar discursos sesgados para influenciar las opiniones al respecto. En este artículo, examinaremos el uso energético de Bitcoin desde los diferentes ángulos discursivos para eliminar mitos y analizar objetivamente la cuestión.

¿Cómo funciona Bitcoin?

Entender porque la red Bitcoin usa tanta energía, requiere entender las cadenas de bloques y su utilidad. Si salteamos este paso, los mineros de Bitcoin solamente son personas que consumen electricidad y contaminan el ambiente para enriquecerse.

La blockchain Bitcoin es un registro público de transacciones almacenadas en una red P2P de computadoras. Una analogía muy común, es la de un registro contable. La diferencia es que miles de computadoras (nodos) copian el registro; no se puede remover o alterar transacciones; y la mayoría de los nodos deben aprobar las transacciones. Con estas nociones básicas de Bitcoin, pasemos a analizar cómo es el uso energético.

A menos que vivas bajo una roca, el minado de Bitcoin es un término familiar. Se trata del proceso de registrar nuevas transacciones en la blockchain. Los mineros son una parte crucial del sistema Bitcoin, ya que lo mantienen funcionando. También son los responsables de la seguridad, al validar las transacciones y evitar un gasto doble.

Por su diseño, minar es una actividad de computación intensiva. Los nodos deben resolver acertijos criptográficos para añadir nuevas transacciones. Puedes pensarlo como una lotería en la que hay que “pagar para jugar”.

Para incrementar la habilidad de resolución, los mineros invierten en computadoras más poderosas. Esta inversión tiene sentido si pensamos que el minero que gana, obtiene 6,25 BTC (alrededor de 250.000 dólares). El uso energético de Bitcoin entonces, se desprende del minado de nuevos bloques de transacción. Volveremos sobre esta característica más adelante.

¿Por qué el minado de Bitcoin consume tanta energía?

Si llegaste hasta aquí, puede que te estés preguntando ¿por qué? ¿Por qué Satoshi Nakamoto diseñó el Bitcoin para consumir tanta energía? ¿tenía como objetivo desatar el Armagedón climático?

El tema es que la naturaleza de computación intensiva del Bitcoin es una característica, no es un bug. Al requerir que los mineros gasten un recurso valioso, el mecanismo PoW de Satoshi reduce la posibilidad de comportamientos ilícitos. Si un minero tratará de añadir transacciones falsas en la blockchain, otros nodos lo rechazarían, y no habría recompensa. Un minero deshonesto solamente gastaría dinero en electricidad y perdería la oportunidad de esa recompensa en BTC.

El Bitcoin es difícil, casi imposible, de hacker por la estructura PoW. Un pirata informático tendría que controlar simultáneamente el 51% de los nodos, y eso implicaría una cantidad masiva de recursos. En pocas palabras, el Bitcoin es caro de hacker, por eso se ha mantenido seguro durante años.

Descentralización y valor de intercambio

Uno de los beneficios muy mencionados de Bitcoin es su uso como valor de intercambio descentralizado. La red BTC es descentralizada porque es libre de un control central, como el dólar o el euro. Nadie controla el suministro de Bitcoins a la economía.

Por este motivo, el Bitcoin es una cobertura contra la inflación. Nadie puede decir “vamos a producir más Bitcoins”. Sin embargo, no todos reconocen la genialidad de Satoshi al instrumentar el Bitcoin como la primera moneda descentralizada aceptada a nivel mundial.

Imaginate que eres Satoshi Nakamoto, y acabas de crear la primera moneda viable no estatal. Hay que buscar una forma de introducir esta moneda en la circulación. Pero hay que garantizar que la minoría no acumule todas las monedas. ¿La solución?

Crear un mecanismo donde las nuevas monedas solamente se crean cuando los individuos gastan un recurso valioso (electricidad). El resultado: los responsables por las nuevas unidades no pueden acumular Bitcoin porque deben gastar dinero para cubrir el uso energético.

También añades una función para ajustar la dificultad de creación de nuevas unidades de moneda de acuerdo al número de mineros compitiendo. Así la provisión se mantiene estable y asegura un número finito de dinero digital.

En pocas palabras, el protocolo PoW es la razón por la cual el BTC tiene valor. Una vez que entendemos este hecho, es fácil comprender que el Bitcoin sea el oro digital. El oro tiene valor por la dificultad asociada a producirlo. El oro necesita extraerse antes de refinarse y hacer lingotes. El minero no puede controlar todo el oro, porque hay gastos de extracción. La naturaleza intensiva de la minería de oro incrementa su escasez y aumenta su valor.

El uso energético y el Bitcoin como dinero virtual

Una crítica extendida es que el Bitcoin es dinero virtual inútil y no debería tener tanto consumo energético. Difícilmente sea un argumento dicho a la ligera, ya que el mercado de BTC está valuado en miles de millones de dólares. Pero el sesgo se percibe. Por ejemplo, un extracto en una nota del periódico The Guardian:

“Quemar grandes cantidades de electricidad no es un incidente para Bitcoin: es parte de su núcleo interno de funcionamiento, en la operación conocida como minado. En términos simples, minar Bitcoin es una competencia para gastar la mayor electricidad posible completando inútiles cuentas aritméticas en segundos”.

El autor obviamente está diciendo: el Bitcoin es inútil, dejemos de minar. Este tipo de gene nunca te tomó el tiempo de entender cómo funciona el protocolo de Bitcoin y porque el modelo PoW es integral para el sistema.

Mitos y conceptos erróneos sobre el uso energético de Bitcoin

La comunidad BtC se acostumbró a ver conceptos erróneos sobre los activos cripto en los medios. Los mitos sobre el consumo energético son los más extendidos y los que más fácilmente se pueden desestimar. A continuación, analizamos los mitos más comunes y cómo se sostienen frente a un análisis riguroso.

Mito1: El uso energético sube con más transacciones

Los críticos que no quieren la adopción masiva del Bitcoin, dicen que cuantas más transacciones, más daño al ambiente. Piensan que el uso energético de Bitcoin está atado a la validación de transacciones en la blockchain. Esto es un error.

Validar transacciones es una tarea simple que un ordenador casero puede realizar. Minar es lo que requiere mayor cantidad de energía. Así que no, el consumo energético de la red BTC no va a elevarse si el Bitcoin se convierte en una moneda de uso extendido. Aún si asi fuera, las soluciones de Capa 2 como Lightning Network son capaces de unir miles de transacciones en una y resolver el problema.

Mito 2: El Bitcoin sera ineficiente para siempre

Los partidarios del ambiente disfrutan manifestarse contra el Bitcoin porque creen que las criptomonedas siempre utilizarán mucha energía eléctrica. Este razonamiento está basado en investigaciones cuestionables, incluso un estudio desacreditado que indicaba que la temperatura terrestre aumentaría 2 grados Celsius.

Si miramos en detalle, este argumento tiene un fallo: extrapolan al futuro, los consumos actuales de electricidad de Bitcoin. Ya hemos establecido que el minado de BTC es lo que más energía consume. Sin embargo, el minado no va a consumir copiosas cantidades de energía para siempre.

La minería es lucrativa porque las recompensas por bloques son de 6.25 BTC (268.000 dólares). Los mineros buscan Unidades de Procesamiento Gráfico poderosas para aumentar sus posibilidades de obtener las recompensas.

El protocolo PoW de Bitcoin está diseñado para reducir las recompensas cada 210.000 bloques (aproximadamente cada 4 años). Esto explica porque la recompensa se ha reducido desde 50 BTC a 6.25 en los últimos años. En algún momento, la recompensa será 0, y entonces el minado perderá sentido.

Las transacciones seguirán sucediendo, pero hemos establecido que eso no es lo que aumenta el uso energético en Bitcoin. Con el paso del tiempo, la red y la criptomoneda se volverán más eficientes.

Mito 3: el minado Bitcoin causa contaminación ambiental

Las estadísticas indican que la polución adjudicada al Bitcoin está atada al uso energético de los mineros. Si minar BTC consume tanta energía, debe contaminar. Pero en realidad, no es tan directa la relación.

Para empezar, el consume energetic alto no es igual a niveles altos de contaminación. No se puede estimar la polución sin saber que fuentes de energía se utilizan. Un ejemplo puntual:

Dos empresas, XAZ y XYZ utilizan 15 y 10 terawatts de energía anuales. XAZ usa energía solar, y XYZ usa combustibles fósiles. XYZ sería más “eficiente” a nivel energético porque consume menos. Pero la huella de carbono de XAZ es menor, porque su fuente de energía es más limpia.

Estos mismos conceptos deben usarse para el minado de Bitcoin. Hasta que se pueda estimar el uso de fuentes energéticas de cada minero, hablar de contaminación por minar BTC es una reacción exagerada.

Vale resaltar que los mineros suelen, históricamente, favorecer las regiones con grandes capacidades de energía renovable. China se convirtió en la capital mundial del minado por la gran cantidad de energía hidrotermal. También Islandia y Texas son lugares populares para el minado de Bitcoin.

Los mineros tienen que buscar lugares en donde la factura de energía eléctrica sean baratas. Podríamos decir que, en cierto punto, el minado de Bitcoin apunta a un uso energético que fomenta las energías renovables.

Mito 4: Minar Bitcoin es inútil y un desperdicio de uso energético

Es importante entender algo sobre el debate de la energía y Bitcoin. La mayoría de los argumentos son menos sobre el uso energético de Bitcoin, y más sobre si tanta energía está justificada.

Después de todo, el sistema bancario FIAT consume niveles energéticos similares (cajeros automáticos, edificios bancarios, etc.) Pero no vemos a la gente llamando al dólar “dinero contaminante”.

Al principio del artículo explicamos cómo el minado ayuda a que el Bitcoin logre descentralización, seguridad y escasez, necesaria para ser un depósito de valor. Sin embargo, hay más razones por las cuales el consumo de energía de Bitcoin  es aceptable.

El minero mantiene y asegura los pagos en un sistema de miles de millones de dólares anuales. No hay secretos ni actores ocultos. La red Bitcoin ofrece transacciones rápidas, irreversibles y seguras.

Con Bitcoin podemos enviar y recibir dinero en cualquier parte del mundo, siempre que haya conexión a Internet. Es una alternativa para millones de individuos que no están en el sistema tradicional. El Bitcon es su única forma de saltearse las regulaciones que les impiden participar en el sistema monetario global.

El Bitcoin es revolucionario, y el minado es una parte crítica de su infraestructura

Algunos pueden apuntar a consensos para los algoritmos más eficientes, como Prueba de Autoridad o Prueba de Participación. Pero estos consensos suelen perder en descentralización y seguridad para hacer transacciones más rápidas. Al final, el uso energético intensivo de Bitcoin es un mal necesario para conseguir un sistema monetario seguro, inclusivo e independiente.

Palabras de cierre

Como hemos visto, el uso energético de Bitcoin ha sido responsabilizado de forma exagerada por individuos que lo quieren desacreditar. Si la maquinaria anti-cripto de los medios de comunicación sigue, seguiremos viendo notas que describen al Bitcoin como la amenaza para la supervivencia terrestre.

Los que creen en el Bitcoin saben que discutir sobre el uso energético de la red es perder de vista el bosque por el árbol. El valor que provee Bitcoin es una justificación mayor a su consumo de electricidad.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados