La triste verdad sobre el marketplace OpenSea

Problemas en el marketplace OpenSea

OpenSea es un marketplace descentralizado que opera en la cadena de bloques Ethereum y de Polygon. El sitio nunca ha comunicado un solo episodio problema, como bien remarcó un usuario en Twittter.  Sin embargo, al igual que otras plataformas similares, lo que más preocupa en este tipo de iniciativas es la extracción de información contenida dentro de las direcciones de Ethereum. Esto es debido a la manera en la que la red de bloques está estructurada y diseñada. Los contratos inteligentes se asignan a direcciones, y no al revés. Esto implica que un NFT le pertenece al contrato inteligente, y no a la dirección vinculada. Ambos están dentro de una base de datos centralizada para acceso sencillo como es MySQL.

Como todos saben, el año pasado la explosión de los NFT dominó el mundo cripto y el mercado de blockchain con proyectos surgiendo como hongos. Uno de los que surgió y no dejó de crecer fue el marketplace OpenSea, que tiene compatibilidad con la cadena de bloques Ethereum y recientemente, con Polygon.

Hoy analizaremos de forma técnica el funcionamiento de esta plataforma para entender algunas anomalías del sector NFT, así como los problemas que OpenSea puede presentar aún así no los hace públicos.

Retiro de información en el marketplace OpenSea

Este es el primer problema, y no es exclusivo de OpenSea. Todos los marketplace pueden sufrir esta vulnerabilidad. La información contenida en una dirección Ethereum por su estructura, puede hacer que nuestros NFTs sean vulnerables.  Para retirar la información tenemos que empezar desde el bloque 0 de la cadena de bloques Ethereum, e ir chequeando cada uno de los bloques para encontrar los tokens ERC-721 y ERC-1155. Una vez finalizada esta búsqueda, tomamos la información del NFT (tokenID, tokenURI, dueño actual, dueños anteriores). No es coincidencia que las billeteras no puedan mostrar los NFTs que poseemos, solamente algunas versiones habilitan esta función. El sistema no es escalable y requiere trabajo extra para hacerlo. Una vez que la información se retira con el método explicado, se deposita en una base de datos centralizada de fácil acceso como MySQL.

Este problema no lo tenemos en la blockchain EOS, porque trabaja con un sistema de cuentas alfanuméricas de hasta 12 caracteres. Así podemos saber cuantos NFTs tenemos y verlos directamente en un explorador de bloques.

Para demostrarlo, toma cualquier NFT, lleva el contrato inteligente de OpenSea y el ID. Al ingresarlo en el campo URI del contrato inteligente podrás chequear los datos. El resultado será que la información URI de nuestros NFTs en el marketplace OpenSea no está lista.

La mayoría de los NFTs que encontramos en Polygon están centralizados, difícilmente otras partes podrán verlos. Esto implica que solamente podemos verlos a través de OpenSea, ninguna otra API te dejará ver los NFTs que compraste.

Almacenamiento centralizado, otra decepción del marketplace OpenSea

La mayoría de las imágenes del marketplace OpenSea están almacenadas en servidores centralizados como Google. Consideramos entonces que la información está en estructuras centralizadas, por lo tanto si los servidores se apagan, perderemos los contenidos del NFT.

Los NFTs de OpenSea están almacenados en servidores centralizados. Ese es el problema del que no se habla. Una curiosidad interesante es que, por las limitaciones de estas plataformas y como manejan la información tenemos distintos resultados aunque empecemos con el mismo NFT y dirección y contrato inteligente. Puedes comparar los datos que se muestran a través de OpenSea y de Rarrible.

Este ejercicio puede realizarse con miles de NFTs y así descubrir que la mayoría está apalancando un sistema centralizado de bases de datos, en vez de una cadena de bloques. No todo lo que brilla es oro, y en este caso aplica a los NFTs.

Aún si la mayoría tienen un sistema centralizado, algunos NFTs tienen sistemas mejores. La propuesta de IPFS, por ejemplo, tiene mayores garantías de protección antes que los servidores centralizados que pueden apagarse de un día para el otro. Sería más recomendable que el marketplace OpenSea utilice el protocolo IPFS antes que la centralización. Sin embargo, OpenSea es una empresa privada valuada en 13 mil millones de dólares y ha elegido el camino de Oferta Pública Inicial antes que el de un token descentralizado propio.

En contraste, el marketplace AtomicHub, de la blockchain EOS, automáticamente guarda los datos de tus NFT en el protocolo IPFS, y podemos verlo a través de nuestra dirección IPFS para asegurarnos que está allí.

La paradoja de OpenSea

El acceso a un sistema descentralizado que usa Web 3.0 que a su vez conecta a una plataforma tradicional de web 2.0 con sistema centralizado es una verdadera paradoja. Paradoja que aquellos que no conocen el sector no sabrán, y por lo tanto habrá un cierto nivel de engaño.

La próxima vez que quieras crear un NFT en Polygon con OpenSea, mejor investiga este aspecto. Asegúrate que el NFT está en un sistema descentralizado avanzado antes que en un servidor propiedad de una compañía. Ese es el objetivo de los NFTs.

Si no crees en la centralización de OpenSea, mira el tweet oficial de un agente de soporte donde indica que solamente se pueden crear 50 NFTs y un máximo de 5 colecciones. Raro.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados