Cuatro claves para comprar propiedades virtuales

El boom de las propiedades virtuales

Los precios de las propiedades virtuales siguen escalando y los inversores ofrecen grandes montos en moneda fiat por terrenos digitales. Mucha de la actividad de compra y venta de propiedades virtuales está sucediendo en la plataforma Decentraland. Se trata de un mundo de realidad virtual que funciona en la red Ethereum y donde los usuarios crean, experimentan y monetizan propiedades.

Las propiedades virtuales en Decentraland son de la comunidad, y los usuarios pueden reclamar posición de la tierra en un libro mayor basado en la red de bloques. Cada parcela de tierra es un NFT, es único y no puede ser copiado o duplicado.

Los usuarios de Decentraland se definen como “el primer mundo virtual propiedad de sus usuarios” y las propiedades se venden caras. Muchos inversores están convencidos de que el estatus de “primeros residentes” de Decentraland es un plus para la valorización.

Para algunas personas, comprar propiedades virtuales puede parecer tonto, pero las tierras virtuales tienen potencial en el mercado inmobiliario. El auge de Decentraland y el mercado emergente de propiedades virtuales conlleva algunas preguntas prácticas.

¿Cómo debe el inversor valuar una propiedad virtual? ¿Rigen los mismos principios de valuación que en un terreno físico? Seguramente no te importen estas preguntas si tienes millones de dólares libres para invertir, pero al inversor promedio lo definen estas respuestas.

Propiedades virtuales y la economía de los mundos digitales

Actualmente, hay un entendimiento limitado acerca del funcionamiento de la economía en mundos virtuales. Las nuevas investigaciones tomando datos en tiempo real, apuntan a entender los factores y mecanismos que impactan en el valor de la tierra virtual. En la Universidad de Basil, un grupo de investigadores sostiene que los fundamentos del precio son:

  • Probabilidad de detección: la posibilidad de que tu propiedad sea descubierta en el tráfico de avatares.
  • Características de dirección: refiere a la facilidad de memorizar las coordenadas de tu parcela.

Los avatares no requieren la propiedad virtual para usos prácticos (resguardo del clima, espacio de trabajo), y tampoco para fines de recursos (sembrar alimentos). Entonces, el equipo investigador determinó que el precio de la tierra virtual está ligado directamente al valor de intercambio o comercial.

A través de la arquitectura abierta de Decentraland, los investigadores compilaron y analizaron los datos de precios de propiedades virtuales. Entre sus conclusiones, determinaron que los nuevos inversores apuntan a los siguientes parámetros para comprar tierras digitales.

La ubicación de las propiedades virtuales

Al igual que en el mundo físico, la valuación física también aplica al metaverso. Los inversores pagan más por tierras virtuales que son encontradas fácilmente por avatares. Si la parcela está cerca de una plaza de encuentro, los inversores están más interesados en comprar.

La premisa es que la tierra ubicada cerca de puntos de encuentro o tráfico le permitirán a los dueños monetizar la propiedad en el futuro. Podrán vender activos digitales, publicidad o realizar actividades experimentales.

La zona roja

A diferencia del mundo físico, en Decentraland las propiedades cercanas a distritos de casinos, sexo y actividades para adultos tienen las mejores tasas de retorno de inversión. Esto se debe a que el inversor espera recuperar dinero promoviendo este tipo de actividades. Además, en estas áreas el tráfico de avatares es mayor.

La atención es lo más importante

El fenómeno detrás del precio de las propiedades virtuales en Decentraland es la atención. Las economías virtuales basan su existencia en la capacidad de un activo de atraer, mantener y monetizar la atención del usuario.

Posibilidades de marketing de la dirección

En Decentraland, el usuario puede llevar a sus avatares directamente de un lugar a otro. Caminar no es necesario. Cada parcela de Decentraland tiene coordenadas únicas, que representan la locación en el mapa. Como las propiedades virtuales pueden visitarse instantáneamente poniendo las coordenadas de dirección, el inversor quiere las más fáciles de memorizar.

Es un aspecto similar al de la facilidad para recordar los nombres de un dominio en comparación a otras direcciones más difíciles.

Conclusiones del avance de las propiedades virtuales

Valuar un activo digital es difícil. Numerosas variantes influyen en el precio, y algunas están ligadas a conceptos del mundo físico de valuación de propiedades. Otras no.

A diferencia de muchas criptomonedas, las propiedades virtuales parecen tener un uso real. Es decir, si todos nos vamos a congregar en el metaverso en los próximos años, los propietarios de terrenos virtuales atraerán mucho tráfico. Allí está la capacidad de promocionar y vender avatares.

Es más, si eres un comprador temprano de una propiedad virtual Premium. Puede que una gran empresa venga a golpear tu puerta para quitártela de las manos.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados