Web3, datos y la soberanía digital

Construcción de soberanía digital con web3

¿Qué pondrías en tu mochila si tu casa estuviera incendiándose? ¿Qué rescatarías a costa de tu precioso tiempo para salir con vida? En una época, las fotografías familiares hubieran sido la primera opción. Nuestra historia compartida es parte de lo que somos. Si estamos a punto de perder tu casa, las fotos serían una manera de mantener tu identidad intacta mientras el mundo cambia drásticamente. Herencias familiares, documentos importantes, llaves de repuesto, obras de arte. Lo que habla de nuestra propia identidad. Pero actualmente, muchos de nuestros elementos valiosos están alojados en la web. Ni siquiera tendríamos que salvar nuestra computadora, porque la información rara vez se almacena en discos rígidos. De esto hablaremos hoy, con los cambios que atrae la Web3, el almacenamiento de esos datos y la posibilidad de tener una soberanía totalmente autónoma.

Web3 y soberanía, cuando lo valioso está en el espacio digital

Muchos de nosotros pasamos la mayor parte de nuestras horas lúcidas en espacios digitales. Nuestras posesiones, las cosas que realmente nos importan, están en línea. Este es un cambio muy grande. Hoy la mayoría de los elementos valiosos, son de carácter digital. Esto supone una complicación acerca de la posesión y la soberanía en el modelo Web2. Nuestros activos digitales son, en realidad, propiedad de Apple, Facebook, Google o Amazon Web Services.

Nosotros lo que hacemos es rentarles el entorno web 2, le pagamos a los dueños de Internet con nuestras preciadas posesiones. Y si nuestro contenido digital no nos pertenece, o incluso el espacio alrededor de nuestro contenido, somos vulnerables. La influencia de los algoritmos no solamente controla nuestra experiencia, también nuestras decisiones.

Si los espacios digitales donde pasamos tiempo, no nos pertenecen, entonces tampoco nos pertenecen nuestras decisiones. Aquí está la principal discusión acerca de la soberanía, los datos que compartimos y el nuevo paradigma de la Web3. Si nuestras decisiones son guiadas por el entorno y la historia. ¿Qué sucede si nada de esto está bajo nuestro control? ¿Realmente decidimos? A largo plazo, el que posee los datos, es dueño de las decisiones.

Web3 como respuesta para construir soberanía

La respuesta a esta compleja situación es el paradigma de la Web3. Por eso es necesaria y beneficiosa. Las blockchain son historias digitales permanentes, para eso fueron creadas. Volverán a permitirnos ser dueños de nuestro contenido digital. Nuestras casas digitales nos volverán a pertenecer, así como sus contenidos, y no será complicado.

A través de la Web3 volverás a amar tus preciadas posesiones digitales como lo que son: tu propiedad. La soberanía que propone la Web3 explica la pasión con la que los NFTs han llegado al mundo. ¿Cómo podemos entender las opciones disponibles para tomar una decisión?

El primer paso es entender el mundo y la información que está a nuestro alcance. Hay distintos tipos de datos a considerar:

  • Datos privados: aquellos que no quieres que se compartan.
  • Datos sociales: información que quieres compartir en contextos específicos y con personas específicas.
  • Datos públicos: información que quieres compartir con todos.

Cada uno de estos datos dice algo diferente sobre nuestra historia. Cuando las empresas conocen al consumidor en un nivel más alto, la Inteligencia Artificial puede refinar algoritmos que presentan información en el momento exacto. El objetivo es que sigas navegando, que sigas enojado y así darle forma a tu realidad.

Una vez que las empresas entienden cómo opera la gente en estas esferas de información, se hace más simple presentarles mensajes para condicionar su comportamiento. Al limitar las opciones, determinamos el resultado. Por eso, la web 2 le ha fallado a sus usuarios. La Web3 es la clave para la soberanía autónoma. Hoy es una entidad en las sombras, casi mafiosa, que le demanda a los usuarios delegar su soberanía para participar en el mundo digital. No tenemos opción, si queremos trabajar o mantenernos en contacto con nuestros amigos y familiares, hay que hacerlo en línea.

Web3, un lugar para llamar nuestro

Cada uno necesita su propio hogar digital propio. Un lugar donde poder decidir lo que hacemos público y lo que es privado. En esto se refleja nuestra necesidad de soberanía digital, de la web3.

En el futuro, los espacios digitales estarán descentralizados. Tendremos llaves para viajar, con las blockchains y la nube para almacenamiento descentralizado. Ni siquiera necesitaremos un dispositivo, bastará con una palabra clave. Estamos cada vez más cerca, todo empieza con empezar a reclamar lo que es nuestro.

Cortex está trabajando para convertir hacer el contenido, a prueba de algoritmos. Es tu información, son tus datos. Deberías poder decidir que algoritmos lo utilizan, y no dejar eso en manos de terceros. Puedes dar el primer paso reclamando un dominio gratuito para todos los humanos en la web3 a través de hmn.domains. Solamente tienes que hacer dos clics y empezarás a darle forma a tu “yo” digital. Ya es hora.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados