¿Por qué tratan de politizar la Web3?

Riesgos al politizar la Web3

Una interesante nota de opinión de Timothy Craig donde analiza los intentos por politizar la Web3. ¿Qué hay detrás de la introducción de elementos netamente político-partidarios en la discusión sobre la nueva web? Cómo trascender y superar esa banalidad que minimiza la verdadera importancia del sector.

No importa nuestra inclinación política, las personas que se fueron acercando al mundo cripto lo hicieron por razones similares. Estar de acuerdo en los conceptos de descentralización, anonimato y falta de confianza no quiere decir que compartamos la visión sobre su significado.

Politizar Web3 es olvidar su búsqueda de justicia

Craig explica que a través de sus reportes de DAOs, protocolos DeFi y navegación por la Web3, se dio cuenta que los principios cripto atraen a gente de distintas corrientes políticas. La idea de un sistema monetario que no requiera confianza, como lo estableció Satoshi Nakamoto con Bitcoin, es el primer paso. Los contratos inteligentes y las cadenas de bloques surgen a partir de este concepto. Satoshi tenía en mente un mundo donde los terceros arbitrarios y los mediadores financieros no pudieran dictar los usos para tu dinero.

Mediante sistemas descentralizados, cada usuario puede tener control y posesión absoluta de sus activos. No sirve politizar la Web3 y sus apps y funciones, íntimamente relacionadas al cripto, porque no hace distinciones de género, color o raza. El objetivo es un sistema financiero abierto donde las personas más talentosas puedan reorganizar sus habilidades.

De todas formas, como se ha visto en las últimas semanas, no todos en la Web3 están de acuerdo sobre la manera de lograr la visión de Satoshi. Hay discusiones acerca de Brantly Millegan y su despido controversial de Ethereum Name Service, por diferencias políticas muy marcadas.

Millegan se identifica como un católico devoto y se expresó de forma conservadora. En un tweet de 2016, hizo comentarios ofensivos que volvieron a causar revuelo cuando resurgieron la última semana. El tweet decía:

“Los actos homosexuales son malvados. El transgénero no existe. Abortar es asesinar. La anticoncepción es perversión. También lo son la masturbación y el porno”.

A las pocas horas, Millegan fue despedido como Director de Operaciones de Ethereum Name Service. Politizar la Web3 lleva a este tipo de situaciones.

La opinión de Craig sobre politizar en la Web3

Para el autor de la nota, la gente en ambos polos políticos tiene buenas intenciones pero opiniones muy feroces. Los argumentos de la izquierda indican que personas que pueden tener opiniones que potencialmente hirientes, no pueden tener posiciones de poder en una organización. Si lo hacen, pueden terminar dañando la meritocracia de la organización. La parcialidad podría resultar en discriminación contra usuarios o miembros con determinadas características, o crear un entorno incómodo a su alrededor.

Por otra parte, los defensores de la derecha política creen que las organizaciones deben ser, hasta cierto punto, moralmente agnósticas. Las organizaciones deben dejar que la competencia dicte la jerarquía y asegure la libertad de expresión mientras nadie sea objetivo directo o salga herido.

Lo problemático surge porque estas ideologías buscan aplicar reglas en una tabula rasa para simplificar el mundo. Es entendible esta reducción; el mundo es muy difícil de entender y está lleno de grises. Este fenómeno no es exclusivo de las criptomonedas. Sin embargo, si reaccionamos de forma emocional y no tratamos los casos de manera individual, podemos terminar con problemas mayores.

El problema de la cultura de la cancelación

En el caso del despido de Millegan, las intenciones virtuosas de los individuos de izquierda fueron eclipsadas por la cultura de la canción. Nick Johnson, desarrollador líder de ENS, dijo que nunca vio a Brantly tratar a nadie diferente o menospreciar simplemente por su identidad. No hubo reportes de Millegan discriminando a personas homosexuales o transexuales. Se decidió que simplemente tener una visión negativa hacia estos grupos era causal de despido.

Aún estando en desacuerdo con el punto de vista de Millegan, y reconociendo que podría haber manejado la situación con más tacto. El ha mantenido esta visión por años, y aún así nadie fue discriminado o se sintió inseguro a su alrededor hasta que el asunto explotó en las redes. Pese a sus opiniones privadas, Millegan era un activo muy importante en Ethereum Name Service.

 Al tratar de controlar quien es o no es apropiado para participar, se desmantela una de las características fundamentales que acercaron al público a las cripto. Politizar la Web3, a sus actores y herramientas tiene este resultado.

Hubo especulaciones acerca de un grupo pequeño de individuos trayendo las controversiales opiniones de Millegan a la actualidad. Sostienen que es un plan de personas que buscan ganar influencia en el DAO Ethereum Name Service. Jackson Dame, un manager de la comunidad en Rainbow,  fue uno de los que pidió a los tenedores de tokens que transfieran su delegación de votos de Millegan a otra persona. Otros contribuyentes como alisha.eth y m1guelpf.eth también se benefician con la pérdida de Millegan de participación. La justificación: ENS es más que la opinión de una persona.

Web3, politizar el control y la gestión de los proyectos

Es obvio que ENS no comparte las opiniones de Millegan, y es una advertencia para otros futuros usuarios. Pero al politizar la Web3, vemos intentos de estos usuarios para obtener la delegación de votos para ellos mismos. Como organización descentralizada y sin jerarquía absoluta, Millean y sus opiniones eran problemáticas. Parece que la mayoría se puso contra Millegan no solo por el desacuerdo con sus opiniones, sino también para obtener más control en ENS e imponer sus políticas.

A esa gente, Craig les deja un mensaje: tratar de controlar quien es o no es digno de participar del espacio, es desmantelar la característica clave que llevó a mucha gente a las cripto en primer lugar.

Además, si discutimos que alguien con la opinión de Millegan es peligroso e impacta en la justicia del protocolo, hay que tener evidencia concreta. Atacar a Millegan únicamente porque tiene creencias anticuadas, es un precedente peligroso. Otra alternativa sería crear una norma que indique no mencionar opiniones religiosas o políticas en la Web3.

Algunos pueden decir que es un poco exagerado. Pero las creencias políticas son parte integral de nuestra identidad en la Web3, y eso es antiético contra los principios de fundación. La cadena de bloques no tiene interés en tu género, un contrato inteligente de un musulmán no difiere de uno de personas ateas. Ser gay no te impedirá acceder a las DeFi, a los NFTs o a las DAOs.

La Web3 ofrece una oportunidad de dejar atrás aspectos de nuestra vida influenciados por la genética y la crianza. En el Metaverso, puedes identificarte como quieras. En vez de buscar el apoyo de pequeñas minorías ideologizadas y politizar, debemos trabajar para que la Web3 sea un espacio donde personas de todas las razas y género puedan pensar a futuro.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados