Guía para principiantes en Web 3.0 para negocios

Introducción a Web 3.0 para negocios

La Web 3.0 para negocios  y otras finalidades, es una de las promesas que revolucionará el mundo de la web. Se propone como una nueva Internet, segura, descentralizada y libre de las garras de los gigantes de Silicon Valley. El término Web 3.0 es uno de los más pegadizos y repetidos de los últimos tiempos, y en esta guía para principiantes exploraremos las características del término y sus alcances, para desmitificarla y conocerla en concreto.

Como base, tenemos que saber que después de los años 2000, los avances tecnológicos y las críticas  Internet permitieron comenzar a pensar el futuro de una Web 3.0. Entender las anteriores Web 1.0 y Web 2.0 nos ayudará a ver con mayor claridad lo que ofrece esta nueva avanzada, la Web 3.0 para negocios.

Los inicios de la World Wide Web

La Web 1.0 es la versión primitiva de la web. Antes existía la Web Estática, donde los usuarios podían buscar y consumir contenido a través de páginas, pero no había interacción. Eran páginas únicamente para leer el contenido.

Aún con sus fallas, la Web 1.0 fue un éxito. La gente podía extraer información online de manera sencilla. Los negocios podían crear su huella en el mundo digital y hacer publicidad para clientes potenciales. El ansía de mejorar hizo que a principios de los 2000 comenzará a tomar forma el siguiente paso de la web, una evolución que marcaría el éxito de las empresas .com, la llegada de Facebook, Amazon, Google y otros gigantes de la tecnología.

El avance, la Web 2.0

Un avance importante respecto de las páginas estáticas de la Web 1.0. Ahora los usuarios pueden interactuar con los contenidos. Puedes subir fotos a Facebook o un vídeo a YouTube, e incluso hacer un comentario en la fotografía de tu enamorado.

La Web 2.0 también introdujo la economía de los creadores de contenido. Ahora la gente puede crear contenido para compartir, y ganar dinero con sus esfuerzos creativos. En poco tiempo, la Web 2.0 empezó a recibir críticas. La más fuerte está relacionada con la privacidad de los contenidos. Antes la gente estaba feliz de compartir sus datos para acceder a servicios online gratuitos.

Las empresas proveedoras empezaron a reunir gigantescas bases de datos sobre los usuarios, y a venderlas o usarlas para promocionar sus negocios. Hicieron millones de dólares en ganancia sin pagarle un centavo a los propietarios de los datos.

Además, la concentración de información en pocas manos aumentó el riesgo del robo informático. Si los hacker se hacen con la base de datos de una empresa, pueden robar montones de información personal para acciones maliciosas. Sucedió en 2021 con LinkedIn, en 2013 con Yahoo! y MySpace en 2016, por citar 3 ejemplos.

Las tendencias monopólicas de los 5 Grandes tampoco ayudan. Hubo acusaciones de competencia desleal, pero siguen negando que haya prácticas injustas para restringir las elecciones de los usuarios.

¿Qué ofrecerá la Web 3.0 para negocios y usuarios?

Primero que nada, no hay que pensar la Web 3.0 como la solución a todos los problemas de la Web 2.0. Corregirá algunos problemas identificados en la infraestructura de la Web, pero seguirá habiendo aspectos a mejorar.

Los orígenes de la Web 3.0 se remontan a una publicación de Tim Berners-Lee, el creador de la Web, en 1991. Propuso una versión de la web totalmente diferente a la que tenemos hoy. Las características principales de esta Web serían:

Descentralización

La Web 2.0 almacena la información en repositorios centrales. Esto genera el problema de los grandes gigantes que tienen un control concentrado del mercado. Además que pone en riesgo la web.

En la Web 3.0 los datos estarán almacenados en cadenas de bloques. En bloques y nodos repartidos a través de una red masiva de computadoras. Ninguna computadora o servidor contendrá toda la información, promoviendo así el acceso descentralizado.

Ausencia de permisos en la Web 3.0 para negocios

¿Te imaginas que alguien te exija un permiso antes de usar la Web? De seguro estarías en desacuerdo. Facebook, Reddit, WhatsApp, la mayoría de servicios de Internet son gratuitos y están disponibles. Sin embargo, es una ilusión. Los gigantes de la tecnología controlan cómo podemos usar estos servicios.

Un usuario inventado, Bob, quiere usar un servicio online. Para hacerlo, tiene que compartir información personal antes de unirse a la plataforma. Entonces, el proveedor analiza el pedido de Bob para usar el servicio. Puede que a Bob no lo dejen usar el servicio por vivir en un lugar particular, o por negarse a compartir información sensible.

En el mundo de la Web 3.0 para negocios o para usos personales, podrás unirte a cualquier red sin pedir permiso. Solamente presionando algunos botones, no habrá compromiso para tu privacidad ni necesidad de cambiar de ubicación.

Seguridad

La Web 3.0 es una alternativa más segura. La descentralización hace más difícil que individuos maliciosos accedan a largas cantidades de información. Los usuarios tendrán un control más grande sobre los datos. Los clientes podrán decidir si quieren vender la información sobre su uso de la Web o mantenerse en el anonimato.

¿Cómo se espera que impacte la Web 3.0 para negocios en el comercio?

La Web 3.0 está basada en tecnología de cadena de bloques, la misma que motoriza las criptomonedas, los NFTs, contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas (dApps). Esto trae buenas noticias para las industrias y el negocio.

Permiten la interoperabilidad

Muchas apps están atadas a un sistema operativo en particular. Por ejemplo, hay apps nativas del iOS de Apple que no funcionan en Android. Así como apps de Windows que no pueden funcionar en Linux. Entonces, los negocios deben crear apps diferentes para cada sistema operativo.

Con la Web 3.0 este problema se resuelve a través de las dApps. Las aplicaciones corren directamente en la cadena de bloques, utilizando el poder de los nodos P2P. Son apps que pueden correr en cualquier plataforma, ahorran costos y mejorando la escalabilidad.

Garantía de seguridad de la información

Antes, la gente no tenía problema en utilizar servicios online a cambio de su información personal. No les importaba lo que sucedía con la información o quién podía acceder a ella. Hoy la situación es diferente.

La gente está preocupada por la seguridad de sus datos online. Los negocios no son tontos como para ignorar el reclamo de almacenamiento más seguro para la información. Por eso la Web 3.0 para negocios es muy atractiva.

En una cadena de bloques, los bloques de información contienen datos repartidos en una vasta red de computadoras. Para acceder a la red total, los hackers necesitarían tener acceso a todas las computadoras, algo difícil y muy costoso para los resultados que arroja.

Uso de contratos inteligentes en la Web 3.0 para negocios

Un contrato inteligente está programado para activarse cuando se cumplen condiciones específicas. Empezaron a usarse después de que Vitalik Buterin introdujo la red de bloques Ethereum.

Su funcionamiento es simple. Imaginemos un usuario que firma un acuerdo para alquilar un departamento por 3 días. Necesitas conocer al dueño, firmar los documentos y conseguir las llaves del apartamento. En este escenario, el contrato inteligente funcionaría de la siguiente manera:

Firmas el acuerdo online y accedes a los códigos una vez que se confirma el pago. El programa también podría negarte el acceso con esos códigos si pasó un tiempo determinado. Todo esto sin necesidad de que las dos partes se encuentren físicamente.

Hay otras formas interesantes para utilizar los contratos inteligentes, especialmente en el sector de las finanzas y los seguros. Un proveedor de seguros puede usar contratos inteligentes para acelerar los procesos de reclamo y acuerdos entre partes.

Vender activos tokenizados vía NFT

Los NFT están en boca de todos, y con la Web 3.0 para negocios puede haber un interesante aprovechamiento de la tendencia. Puede que los negocios lancen NFT asociados a productos para visibilizarlos y generar expectativa en el público.

Nike ya tiene pensado aplicar este modalidad. Llenaron aplicaciones para vender versiones digitales de sus zapatillas a la audiencia de los juegos. El poder de compra de la Generación Z está creciendo, y los NFTs son la oportunidad perfecta para armar una base de usuarios jóvenes.

Encuentra clientes online

La llegada de la Web 3.0 está convirtiendo a la Web en una red semántica. Una web inteligente donde algoritmos de Inteligencia Artificial pueden “leer” las páginas y recomendar contenido a medida de cada usuario.

Esta nueva versión de la Web anima a utilizar metadatos semánticos para describir el contenido online, haciendo más sencillo encontrar información.

Para tu negocio, implica que podrás publicar contenido que se enlace a las intenciones del usuario en vez de llenar de palabras clave para rankear en Google. Podrás enfocarte en proveer más detalles de tu contenido a los bots de búsqueda y hacer más fácil que encuentren tu negocio.

Opera sin fronteras

El comercio internacional ha mejorado, pero todavía no alcanzó su máximo potencial, principalmente por las restricciones a la actividad comercial entre países.

La Web 3.0 promueve un acercamiento sin fronteras ni fricciones al comercio. Con un sistema de pagos mediante tokens, los usuarios pueden mover el dinero rápidamente y pagar los servicios sin demoras asociadas a los bancos tradicionales.

Es más, tu negocio se expandirá a otros países cuando puedas sortear las restricciones gubernamentales. Las aplicaciones de Web 3.0 operan en una red descentralizada, no en un servidor central, haciendo difícil que se apague o bloquee su funcionamiento.

Arma negocios fácilmente

Actualmente, las grandes empresas de la tecnología tienen monopolizado el negocio. Competidores más pequeños, que muchas veces tienen servicios más útiles para el usuario, no pueden recibir financiación, o aquellos que tienen mayor cantidad de acciones influyen para cambiar los objetivos de un proyecto.

Gracias a las organizaciones autónomas descentralizadas (DAOs por su sigla en inglés), la economía de la Web 3.0 cambiará esa dinámica. A diferencia de la Web 2.0 las DAO recibirán fondos de la venta de tokens que se liberan en el inicio de la organización.

Las DAO desalientan el control jerárquico, ya que cualquier poseedor de acciones tiene los mismos derechos de votación a través de los tokens. Además, se hace más simple la inversión para la gente en startups y similares.

Conclusiones sobre la Web 3.0 para negocios

La Web 3.0 para negocios es el futuro del sector, y entender su funcionamiento será crucial para los emprendedores, compañías y corporaciones. Podrán operar libremente, aumentar su escala más rápido y proveer una mejor experiencia para el usuario.

La pregunta que surge es ¿la gente aprovechará esta nueva tendencia, o la dejará pasar como sucedió con Bitcoin y la Internet?

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados